¿Exceso de confianza en el sector turístico?

Llevamos desde mediados de 2020 leyendo y oyendo frases de que el sector se recuperará a niveles superiores al 2019, bla, bla, bla, … (siendo el 2019 el mejor año turístico de la historia).

Por ejemplo:

“LAS EXPECTATIVAS SON MUY GRANDES”

Kike Sarasola, exultante: “Los americanos van a venir en tromba”

Aunque ya sabemos como son los titulares de Preferente, así que habría que leer las declaraciones o la exposición completa, no fuera de contexto.

Y hay muchas personas, muchos profesionales (y visionarios) comentando este tipo de frases, afirmaciones, deseos, …

Hay una frase que me encanta: “Sin datos, eres solo otra persona con una opinión

En este caso Kike Sarasola comenta en la entrevista que (los americanos) “Están empezando a reservar muchísimo para marzo y abril.” Por lo que algunos datos tiene.

Pero para hacer una previsión, un forecast, hacen falta datos y trabajar muchas variables que te permiten hacer una previsión.

Y las variables son, por definición, (y estos años más que nunca)

variable.

(Del lat. variabĭlis).

1. adj. Que varía o puede variar.

2. adj. Inestable, inconstante y mudable.

3. f. Mat. Magnitud que puede tener un valor cualquiera de los comprendidos en un conjunto.

Es decir, las tenemos que coger con pinzas.

Por eso si antes trabajábamos con tres escenarios en los presupuestos: “realista”, optimista y pesimista, estos últimos meses hemos debido trabajar con muchos más escenarios.

Si no que se lo pregunten a los profesionales canarios que durante 12 meses han tenido que lidiar con semáforos de todos los colores de diferentes orígenes (británicos, alemanes, …) poniendo restricciones en origen c(omo cuarentenas de 15 días para entrar al país) o como de destino siendo España (o Canarias o Baleares) un destino recomendado o prohibido en diferentes grados.

O incluso confinando la isla de Tenerife para horas después seguir matizando.

No ha sido fácil, los sanitarios, los políticos, los medios de comunicación, los profesionales y la población no lo hemos tenido fácil. Y algunos han estado a la altura y otros no.

Quienes hacéis Revenue Management, o los presupuestos de los hoteles, sabéis mucho de Forecast.

En Revenue hay una serie de variables que están en la definición de Revenue:

Producto, que lo habéis sabido adaptar a las nuevas circunstancias, especialmente en cuanto a las características no físicas (desaparecieron las No Reembolsables, tarifa knowmad, etc)

Cliente, que ha sido una de las variables más volátiles y aparecía y desaparecía continuamente (vuestra frase como profesionales era “hemos aprendido a gestionar anulaciones en volúmenes impresionantes”)

Antelación de la reserva, las reservas de ultimisima hora han sido la moda

Precio, aunque va por barrios, en general no os habéis dejado caer en el pánico y la perdida de ADR no ha sido tan escandalosa (también nos reconfirmamos en su día en que si no hay demanda no hace falta tirar los precios, no hay demanda)

Canal de distribución, ya en 2019 la venta directa se puso como segundo canal de ventas en España, detrás de Booking y adelantando a Expedia. Esta Crisis 2020-2021 ha forzado a los hoteleros perezosos a trabajar la venta directa y los que ya la estábais trabajando a afinar todavía más los procesos y optimizarla.

Y sobre todo esta crisis nos ha ayudado a descubrir formas de analizar la demanda futura o las tendencias, a analizar las búsquedas de google de destinos buscados en diferentes orígenes, o herramientas/empresas que facilitan información/previsiones como Mabrian, STR, o los Revenue Management Systems.

Creo que los profesionales de turismo no estáis en el mundo de Yuppie, habéis sufrido ERTEs, EREs, aperturas y cierres, desgastes físicos y mentales, … y pérdidas de trabajo y de negocios, así que sois realistas y no estáis para seguir cantos de sirenas.

Aunque no es fácil, muchas variables y generadores de demanda volátiles, se trata de intentar hacer forecast, previsiones, … sensatos.

Mi hijo Eduardo, fotógrafo, tuvo el acierto de hacerme esta foto hace 4 años.

Estaba haciendo surf, remontando (remar mar adentro para pasar las olas rotas y ponerte detrás de ellas para cogerlas) cuando vi delante de mi, a unos 20 metros otro surfista al que le llegaba una ola rota, la espuma.

Era inexperto, se veía inmediatamente: tabla amarilla de corcho, remando a 45º de la ola y con un remar que dejaba ver que estaba aprendiendo.

Aunque yo no estaba en su “vertical”, el angulo de 45º indicaba que lo podía arrastrar hacia mi pero yo hice una proyección errónea de su trayectoria.

Me di cuenta cuando vi que se acercaba la tabla (unos 6kgs + 80kgs del surfista) a una velocidad importante hacia mi, hacia mi ojo derecho. Amarillo, grande, rápido, impacto a medio centímetro del ojo. 4 puntos. Casi pierdo el ojo.

Hice un forecast incorrecto por … exceso de confianza. Mis 50 años de experiencia no sirvieron para haber reaccionado correctamente, soltando mi tabla, sumergiéndome y  protegiendo mi cabeza con mis brazos.

Así que actuemos con sentido común, con sensatez, que es la virtud que debe tener un Revenue Manager y un profesional, del turismo o de cualquier sector. Y con confianza, pero sin exceso.

Feliz y exitoso 2022!!!

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *